PERSONAJES / música /


JUANES - JUAN ESTEBAN ARISTIZABAL
Cantante y compositor colombiano
Balada/ Rock / Pop

Juanes inicia su carrera artística a los 15 años de edad en Medellín, Colombia, cuando crea la banda metalera Ekhimosis, banda que permanece unida durante doce años y graba cinco álbumes. En 1999 decide iniciar su carrera solista como Juanes, abreviatura de Juan Esteban, y en cuatro años y tres discos se convierte en el artista latino con mayor credibilidad, ventas y proyección en el mercado internacional.

Cantante, guitarrista, productor y autor de la música y letra de todos los temas que canta, Juanes crea su plataforma artística basándose en lo más importante: la música. En los últimos 4 años, Juanes ha Ganado 9 Premios Grammy Latinos, 5 Premios MTV, 6 Premios Lo Nuestro, 3 Premios Amigo y un Premio Ondas entre otros reconocimientos internacionales.

Su guitarra ecléctica produce una música original con extrema variedad de fuentes, estilos e influencias. De su época de adolescente toma el rock que gobernó su gusto musical desde que pisó el primer escenario. De su niñez en las montanas antioqueñas, toma esos ritmos autóctonos latinos como vallenato, ranchera, tango, bolero, salsa, guasca y trova cubana, que le enseñaron Javier , Javier Jr, José , Jaime, su padre y tres hermanos, sus primeros profesores de canto y guitarra. ( Las cuatro Js no son una coincidencia)
Sus letras también son eclécticas. Mezcla sus temores, aspiraciones, su sensibilidad social y hasta el humor, con el amor intenso e inmenso que siente por su hijita, pareja, familia, pueblo y raza. Con todos esos ingredientes musicales y emocionales, Juanes crea una fusión completamente original que no permite sellos ni etiquetas, algo que se parece a todo pero a nada: La música de Juanes.

En sus quince años de Ekhimosis, donde los sueños y las ganas eran más grandes que las ventas de sus discos, Juanes desmenuza y procesa el trabajo de sus maestros: Metallica, Police, Pink Floyd, Guns and Roses. Su música, actitud y estilo de vida eran los propios de un músico metalero radical. Cuando la banda muere deshidratada en el lecho, Juanes queda completamente desubicado, mirando para el techo, buscando un nuevo norte y lo encuentra mirando para atrás, en esa música que escuchaba en los bares y cantinas de Carolina del Príncipe y en las fiestas de su casa.

Conocido solamente en el millón 140 mil kilómetros cuadrados de su Colombia, sin banda y con todos los ahorros de un músico que solamente pudo comprar una guitarra en su carrera, Juanes se fue a Los Ángeles, la selva de los sueños. Ahí, pasando los días en las bibliotecas públicas ,moviendose en buses y cambiando de pensión cada dos o tres semanas, Juanes llegó hasta donde el productor Gustavo Santaolalla con una mochila llena de maquetas. Antes había pasado por presidentes de discográficas que le sugerían desde cantar baladas pop, que eran más comerciales, hasta que se peinara para atrás y con gomina, para parecerse a Antonio Banderas. Juanes prefería vomitar que cambiar. Al final, mejor dicho al comienzo, Surco Universal firmó su contrato. Después conoció al manager Fernan Martinez y comenzó el intenso trabajo de supervivencia de su segunda vida.

Su primer Álbum “Fíjate Bien” impresionó a la crítica, pero no tuvo la misma suerte con la radio, que lo encontraba muy diferente a lo que ellos consideran el gusto del publico. Juanes pateo todas las emisoras alternativas con su “Fíjate Bien” debajo del brazo. Hacia ‘show cases’ en las cafeterías de las universidades y su primer video rotaba con buena frecuencia en MTV. En la oscuridad, un punto de luz ayuda demasiado. El día que anunciaron los nominados al Primer Premio Grammy Latino, el casi desconocido nombre de Juanes se mencionó siete veces y todos los ojos y cámaras viraron hacia este joven muy nervioso, muy humilde y muy talentoso. El día de su gran show había llegado y en ‘prime time’. Con siete nominaciones, era la atracción de la ceremonia de entrega de los Premios Grammy Latinos en Los Ángeles, pero esa mañana era la del 9-11 y el show quedó enterrado entre los escombros antes de comenzar. Pero no así su música, ni sus bien trabajadas ganas de triunfar.

“Fíjate Bien” era un álbum oscuro, pesimista, lleno de frío y muerte. Su primer tema prevenía a los caminos de vida con las minas “quiebrapatas”, las mismas que en Colombia, como en Angola, habían volado los pies de niños y soldados. La metáfora era violenta, como la misma vida de su país, sumergido durante los últimos 40 años en la misma violencia pero con diferentes violentos. El joven Juanes, como todos los colombianos de su edad, no sabe lo que es vivir en un país en Paz. Y su música no puede estar ausente.

Llega el segundo álbum, el de demostrar que el primero no era suerte; que los premios tenían motivos. “Un Día Normal” sobrepasó las expectativas. Fue sencillamente el álbum en español mas vendido en el mundo. Cinco de sus temas se volvieron ‘hits’de radio y durante casi cien semanas, “Un Día Normal” no bajó del ’Top 10’ de la lista de la Revista Billboard de los álbumes más vendidos en Estados Unidos. Algo similar sucedió en todo Hispanoamérica y llego a sonar en Europa, principalmente en Holanda y Alemania (¡en español!).

Grabo duetos con Nelly Furtado (Fotografía) y con Black Eyed Peas( La Paga). Las ventas globales llegaron muy cerca de los dos millones de álbumes. Su gira tuvo 138 conciertos en 17 países y colgó el letrero de ‘Sold Out’ en Nueva York, Los Angeles, Paris, Londres, Madrid, Barcelona, Amsterdam, Bogotá, Caracas y todos los demás lugares. Y volvió a arrasar con los premios. La radio lo amaba. “Un Día Normal” tenia el mismo eclecticismo de ‘Fijate Bien”, pero dicen que era mas diurno. Los titulares de prensa lo elogiaron.

El triunfo de “Un Día Normal” era lo mejor de su carrera, pero había colocado la vara muy alto y venia el tercer salto. Cuando se esperaba que Juanes terminara su interminable tour de promoción y conciertos para dedicarse a escribir su tercer álbum, resultó que ya lo había hecho clandestinamente, a destiempo, en hoteles, autobuses, aviones, camerinos y aeropuertos. Se metió solo en el pequeño estudio del garaje de su casa y en un mes paso a limpio y duro, las veintipico canciones que había escrito y entregó 15 temas para seleccionar 1os 12 de su nuevo álbum.

Juanes volvió a sorprender y a superar lo conocido, a pesar de su escepticismo que se recicla para convertirse en la gasolina que propulsa su creatividad. En el’Ipod’estaba “Mi Sangre”, y por tercera vez saca del estadio la pelota.

Lo inspiraron la distancia, la soledad del viajero, las noticias de CNN , la guerra de Colombia y las demás, sus visitas a los soldados mutilados de su país, el clamor de los familias de los secuestrados, sus temores, su por nacer o su recién nacida hijita, la mama que lo regaña si no llama temprano cada día , “no importa que aquí sea de noche o de madrugada mijo…”, su compañera que sabe que entra al baño con guitarra y la gente que va viendo o que le va diciendo cosas por ahí.

“Mi sangre” señala la tercera gran obra de este músico colombiano que apenas comienza, aunque por su trayectoria de ventas y reconocimientos parece que llevara muchos más años en este variante planeta de la música donde aparecen fenómenos como este cada 20 años.

Notas y artículos

Juanes es un artista de fusiones. Su música es la fusión de los ritmos que lo amamantaron: rock, vallenato y música andina. La fusión de dos culturas: la sajona y la latina. La fusión de dos Colombias: la que sueña y la realista. Fusión de autor, músico e intérprete. La fusión de formatos, el grupo y el cantante solista. La fusión de sus dos nombres: Juan y Esteban.Es una fusión fresca, nueva, por eso su música todavía no tiene nombre. ¿Cómo llamar a una canción que tiene base rockera, acordeón vallenata, Hammond, violines, chelos y tiple montañero? Ni él mismo lo sabe. Por ahora, es sencillamente la música de Juanes y ya habrá tiempo para clasificarla. El público lo hará.

Fundador, cantante y guitarrista del grupo Ekhymosis que estuvo combatiendo y vigente durante cinco discos y ocho años, Juanes sale ahora con su primer álbum como solista: "Fíjate Bien" bajo el sello Surco/Universal y lo hace en el mejor momento para la nueva música en español.Su álbum fue presentado al público en un soberbio salón del Museo Nacional de Colombia, un sitio donde música como esta, nunca había atravesado el centenario portal.

Nació en Medellín, Colombia, y desde los 7 años, o antes, cayó felizmente atrapado en las redes de la música, de la que se escucha, se hace o se interpreta. Influenciado por sonidos antagónicos como los Visconti, los tangos de Gardel, Led Zeppelin, la música arrabalera, metálica, Diomedes Díaz, Silvio Rodríguez, Jimmy Hendrix, Eminem, Vicente Fernández, Soda Stereo y Seru Yiran, entre otros, tuvo seis profesores de guitarra, su papá y sus cinco hermanos que le enseñaron tan pronto, que Juanes no se acuerda cuándo aprendió a rasgarla. En "Fíjate Bien" trabaja con el productor argentino Gustavo Santaolalla, nombre conocido y reconocido en los templos del rock en español. Una vez diluido Ekhymosis, Juan Esteban Aristizabal se queda sin razón para la vida y sigue escribiendo canciones, modernizando música folclórica o tal vez, folclorizando la música moderna. Las letras de sus temas (todas las canciones de este álbum son suyas, letra y música, desde la cabeza a la cola, con todos los detalles y además son suyas las guitarras y los tiples),reflejan el sentir de los jóvenes latinoamericanos, con esa desazón, desconcierto, si se quiere angustia, desesperanza, pero a la vez, un profundo romanticismo, amor a la vida, a los propios, a la pareja, temor por lo que venga. Sus palabras son urbanas, callejeras, pero sus frases se quedan por ahí flotando en diferentes dimensiones, mucho más lejanas que el pavimento donde nacen.

En 1998, sin Ekhymosis, pero con su música, se va para Los Angeles, California, a vivir en una pieza muy chiquita en una ciudad tan grande. Se va a rodar y a inspirarse en los expressways, a caminar por el barrio y Sunset Boulevard, a comerse sus ahorritos en los fast food e inyectarse otros tres tatuajes. A ver MTV y oír estaciones de música mexicana, a vivir sin otro norte que el que señala la cabeza de su guitarra. Hasta que llega al estudio de Santaolalla, que se llama La Casa y con Anibal Kerpel comienzan a cocinar "Fíjate Bien" y después de cuarenta días y cuarenta noches, sale de ahí, "endandilado" y feliz, con el CD en su mochila anaranjada y con ganas de enseñárselo a todo el mundo: primero a Alicia, su mamá, y a Javier, Luz, Mara, José y Jaime, sus cinco hermanos. Después, a sus parceros de Medellín y así, irradiado con la kriptonita del visto bueno de ellos, sentirse fuerte y seguro.

El álbum "Fíjate Bien" tiene doce canciones, doce sorpresas, doce planetas. Hay rock, salsa, R&B, trance, vallenato, funk, y hasta pedazos del sacrílego pop, que los ortodoxos no lo pueden ni mencionar el mismo día. "Fíjate Bien" el primer sencillo, es la marcha de los desplazados por la violencia que se tienen que ir del campo a tragar asfalto a las capitales de sus países o a los Estados Unidos. Una canción llena de ritmo que habla, en sentido figurado, de las minas quiebrapatas. El video clip de "Fíjate Bien" se filmó en Toronto, Canadá, bajo la dirección de Simon Brand y logró retratar el alma de la música y la personalidad de Juanes. Su segundo vídeo, "Podemos Hacernos Daño" se grabó en Bogotá, Colombia, y el tercero, "Nada", quizás el más controvertido, fue dirigido por Gustavo Grazón. Este último se filmó en Los Angeles y narra los últimos minutos de un condenado a muerte en la silla eléctrica. Aquí Juanes le da una imagen contundente a su tema; de una balada de amor hace brotar un drama de aparente frialdad que como los grandes ríos son serenos en la superficie. Hay temas como "Ahí Le Va" el primer segmento del álbum, una canción minimalista, una sola nota, la tapa de esta caja de sorpresas que después nos lleva a temas como "Podemos Hacernos Daño", amor con ráfagas de acordeón vallenata, guitarras, bajo y tiple tocados con el alma. "Para Ser Eterno", originales brochazos de salsa para un tema esotérico que tienta la lágrima.

Y así, uno a uno, entre silencios de dos segundos, van desfilando historias completas y diferentes que reflejan la esencia de este intenso artista de 27 años, con un nuevo nombre que define su trabajo como "Lo mío es reurbano, redirecto, recotiadiano. Y sí, soy muy sensible a todo, a la TV, a la gente, a la calle, a los carros, al sonido, a la bulla, a la violencia, a la paz, al amor, a todo…". Durante estos últimos meses Juanes ha recorrido varias ciudades de Estados Unidos y Latinoamérica, enseñando su fórmula musical y han sido casi unánimes los elogios de la crítica y del público que estaba esperando algo nuevo en el ambiente. A mediados de septiembre participará en el Watcha Tour, una gira por 22 ciudades de los Estados Unidos que recorrerá en tan sólo 25 días, aquí Juanes, tendrá oportunidad diaria de hacer lo que más le gusta y por lo que vive, cantar en vivo con su banda. Y en esos largos vuelos y noches de room service, Juanes ha seguido escribiendo canciones, con esa facilidad que los profesionales hacen su oficio, como si esto fuera algo así como soplar y hacer botellas. Vive en un estado creativo permanente, haciendo obras nuevas y más nuevas las obras viejas porque su creatividad musical es permanente. La música de Juanes está aquí para fusionarse con la gente.